Cargando contenido

Libros


Diarios 1956-1985. Jaime Gil de Biedma.2017
15
Oct

Diarios 1956-1985. Jaime Gil de Biedma.

Es imposible reseñar a Jaime Gil de Biedma y es aún más imposible (si es que a infinito se le pudiera sumar infinito y notarse la diferencia) que yo lo haga. 

Por Guillermo Arroniz López


¡Compártelo!




El poeta, que es lo que siempre quiso ser y sin duda lo que fue y lo que es para siempre, de igual manera que Miguel Ángel se sentía escultor y lo fue por encima de todas las otras cosas que hizo o le exigieron hacer, se ha convertido en un ídolo intocable y no sólo debido a su poesía prácticamente sacralizada por una generación de universitarios que vio en él a una especie de Wilde -a la española y del siglo XX- cuya palabra era tan ingeniosa como valiente.

Por todo ello abordaré las siguientes palabras como una reflexión personal, como un "registro" de los pensamientos que han surgido al hilo de sus párrafos, pero no como una reseña en el sentido estricto del término.

He de avisar a los posibles lectores que, según yo lo veo, estos diarios son mucho más un ejercicio literario y una obra sobre Literatura y sobre cómo nace la Literatura, que ninguna otra cosa. Es decir, que si bien hay momentos eróticos, algunos que podríamos calificar como rocambolescos, esto no marca la obra (no estamos ante la historia de los amores de Gil de Biedma, ni siquiera de sus acrobacias sexuales... y curiosamente usa el inglés muchas veces, sobre todo en su juventud, para los términos más explícitos, como si le diera vergüenza o quisiera proteger esos momentos más íntimos de ojos indiscretos, en una época en que el idioma de las hermanas Brönte no era tan popular en España: "so I unzipped his fly and rewarded him with a thoroughly well done blow job", citado por primers vez en el prólogo página, página 19, en cursiva en el original).

También he de advertir que si bien hay alusiones a la situación política son las menos y están muy veladas, sin que marquen en absoluto el contenido de la obra. Si esto se debió a la censura, a un afán por proteger a su familia o a que la política tuvo menos peso en su vida de lo que podría pensarse lo ignoro.

Y aunque el autor viaja a Filipinas y pasa allí diversas temporadas, y de camino visita brevemente ciudades como Roma, hay que afirmar con rotundidad que esto no es un libro de viajes.

Donde el texto vibra realmente es en los párrafos donde se centra en la Poesía, y también en el comentario de sus lecturas, algo que se acentúa y gana protagonismo progresivamente a medida que el autor suma años y sus versos atención y producción.

E aquí un ejemplo de hasta qué punto la obra avanza dando cada vez más importancia a lo literario, pues esta entrada, como otras muchas, apenas tiene interés para quienes no están inmersos en el proceso de creación y redacción:

"Cansancio e impaciencia cada vez mayores por salir de aquí. Trabajo, después del almuerzo, en lo referente a la sintaxis. Falta de atención; borrador muy malo, pero que ha servido para plantearme más claramente algunas cuestiones". Página 355.

Un poco antes dice algo muy llamativo que parece definir su auténtica esencia como escritor, por mucho que dejara un número limitado de poemas: "Quería una tarde entera de soledad, y libros, y más música. Puede que esto sean deseos de querer, pero no me lo parecen: más probablemente de escribir. Lo malo es que escribir consiste sobre todo en concentrar la mente, y yo lo que estoy haciendo en este instante es disiparla. [...] Sólo a veces, hablando o escribiendo, noto un calor conocido". Página 329.

Su preocupación absoluta por la correcta estructura del poema, por el ritmo adecuado, por la palabra exacta, las numerosas vueltas que podía dar a una composición (hasta dedicar varios días a un verso), también pueden explicar el número reducido de poesías que dejó tras de sí, así como la parte de dedicada a "la vida", no siendo pequeña la que parece haber estado ocupada por el sexo y sus complejas relaciones sentimentales/eróticas a varias bandas. Así como, también... una tendencia a no hacer, a dejar el tiempo pasar, algo que, al igual que la presencia de los poemas en su obra, también se acentúa con el tiempo:

"Otra cosa me preocupa: no creo haber sido nunca un gran trabajador, pero mi pereza parece realmente que estuviera a punto desbordarme". Página 561.

Las reflexiones de Gil de Biedma sobre cualquier tema son una invitación al pensamiento y al debate. Por mucho que uno pueda estar en desacuerdo con ellas resulta imposible no reconocer la brillante argumentación y la cultura que apuntalan sus opiniones. Y muchas veces, dado el tono conversacional de su poesía, leyendo sus versos, tiene uno la sensación de estarlo escuchando, casi esperando una respuesta por nuestra parte para empezar una charla sobre la vida misma.

Y cuando hago mención a ese desacuerdo no estoy pensando sólo en temas políticos (que sin duda muchos lectores tendrán en su mente). Me refiero también a su enfoque de las relaciones familiares, las sentimentales, las sexuales; sus autores de referencia o cualquier opinión expresada sobre literatura. Así, en la página 138, la nota al pie, la número 81, la edición indica que: "En su camino hacia la emancipación del simbolismo, Manuel Machado fue reivindicado por ambos como un útil poeta menor". Ese ambos hace referencia a Gabriel Ferrater y Gil de Biedma. Mientras que a lo largo de toda la obra reivindica al gran Antonio Machado, el hermano de Manuel. No es nada nuevo, pues toda la crítica coincide en la talla excepcional del autor de "Campos de Castilla". Sin embargo, el que suscribe estas palabras, siempre gusta de recordar la musicalidad perfecta y la belleza elevadísima de los versos del autor de "Ars moriendi", tan mal tratado por la crítica por haberse quedado en España durante el franquismo.

Aprovechando la mención a esa nota al pie hay que destacar el magnífico trabajo que implica esta edición con todas las aclaraciones e informaciones adicionales hechas a lo largo de los diarios, que permiten al lector ponerse en situación y comprender el contexto y las referencias con mucha más profundidad. Además de mucho esfuerzo estas notas demuestran un amplio conocimiento de la obra, la época y el círculo de amigos y escritores que conformaban el mundo del poeta.

Por poner un pero (maldita la falta que hace) pongo en tela de juicio una traducción que se hace en la página 535. "Atravieso una temporada de exasperante insatisfacción sexual. Privado de L., las jodiendas estrictamente carnales ejercen sobre mí un efecto tantalizing*: por más que multiplico las aventuras nunca sacio el hambre". En la edición se traduce ese "tantalizing" como 'tentador'. 'Tantalize' también es 'atormentar' y aunque la traducción de "tantalizing" como 'tormentoso' en este caso me parecería más correcta, creo aventurar que en realidad encaja mucho más pensar en la historia mitológica de Tántalo:

"En lo que actualmente es un ejemplo proverbial de tentación sin satisfacción, su castigo consistió en estar en un lago con el agua a la altura de la barbilla (otras versiones del mito se refieren a la rodilla o la cadera); bajo un árbol de ramas bajas repletas de frutas. Cada vez que Tántalo, desesperado por el hambre o la sed, intenta tomar una fruta o sorber algo de agua, estos se retiran inmediatamente de su alcance" (Wikipedia). *En cursiva en el original.

En cualquier caso una obra de enorme interés por su valor literario y humano que nos deja un importante ejemplo de hombre que tenía su vida sexual al margen de la heteronormatividad del franquismo, aunque sin hacer alarde de ello ni convertirse (sus Diarios no lo indican en absoluto) en adalid de ningún movimiento homosexual (de hecho le negaron el ingreso en el partido Comunista por su orientación sexual).

Las guindas del pastel literario son los numerosos poemas en proceso que transcriben en estas páginas, sobre todo en "Diario de《Moralidades》1959-1965", de gran belleza pero también de enorme utilidad para comprobar la elaboración de una obra de arte, sobre todo con la ayuda de las mencionadas notas al pie que nos recuerdan cuáles fueron las versiones finales y los cambios que se produjeron. Algo así como ver los resultados de las radiografías de los cuadros, donde puede verse parte del proceso de la pintura... Un placer inmenso para los que escribimos. Y una invitación al secreto para los lectores.

Una gran obra.



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


3
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.