Cargando contenido

Libros


Haikus fieramente gays. Haikus ferociously gay. Kevin Artai. Editorial Manuscritos.2017
20
Nov

Haikus fieramente gays. Haikus ferociously gay. Kevin Artai. Editorial Manuscritos.

Es un placer encontrar que editoriales sin la "marca" (o el "sambenito", nunca se sabe) LGTBIQ apuestan por obras de temática claramente homosexual, desde el propio título. Sin máscaras, sin maquillajes, sin paños calientes. Puede parecer algo ya plenamente normal en un país que no sólo ha legalizado el matrimonio entre parejas del mismo sexo sino en el que importantes sellos han publicado a autores manifiestamente homosexuales como Planeta hizo con Terenci Moix o Tusquets con Eduardo Mendicutti. Pero no nos engañemos: como grupo no mayoritario es menos atractivo desde el punto de vista comercial y aunque sólo sea por eso el riesgo que asume la editorial ya es considerable.

Por Guillermo Arroniz López


¡Compártelo!




Si además añadimos que la obra es poética... el salto triple mortal es absoluto y perfecto.

Pero hay editoriales que se guían por su corazón y su intuición y no sólo por la caja que puedan hacer a final de mes, y se dan el placer de poner su esfuerzo y su dinero en proyectos en los que creen firmemente aunque haya pocas o ningunas garantías de que recuperarán lo invertido.

Los haikus, para quien no lo sepa, son -dicho brevemente y sin afán de ser ningún especialista- poemas de origen japonés, de 3 versos de 5, 7 y 5 sílabas (aunque caben otras opciones) y que se basan en dos ideas separadas por un concepto intermediador o cortante. En España se pusieron muy de moda (creo apreciar que más entre la gente de la calle con gusto por la poesía que entre los "poetas profesionales") hace aproximadamente una década. Y aunque ya no están en el momento álgido siguen siendo una opción muy popular, quizá, ente otras cosas, porque su brevedad los hace muy idóneos para las llamadas "redes sociales".

En el libro que nos ocupa me atrevería a decir que el autor ha sustituido el elemento de la naturaleza y las estaciones propio del haiku más tradicional por el cuerpo del hombre y su contemplación (en definitiva el cuerpo humano es una parte de la naturaleza).

Sin embargo, aunque algunos pueden ser claramente explícitos:

"Glande Supremo ser Goce"

Página 54.

"Amor alado Falo me aporta ¡Oh néctar de los dioses!".

Página 36.

no encuentro fiereza en los haikus ni en su calidad de gays. Son expresamente gays o pasionalmente gays en algunos casos... Pero eso sí, esclavos de la belleza.

Hay una interesante y rica mezcla cultural en este libro que cruza la forma estrófica japonesa con alusiones clásicas (tanto de la Antigüedad Clásica, como del Renacimiento: Hefestión y Bagoas en referencia a Alejandro Magno, para una de las composiciones más bellas del libro a mi gusto; "El divino Eros"; Teoxeno, que imagino que es Teoxeno de Ténedo, del poema de Píndaro; Cleóbulo, puede que por Cleóbulo de Lindos, poeta griego y sabio, famoso por su fuerza y hermosura; Perseo; Cavalieri, supongo que en alusión a Miguel Ángel), o incluso la utilización del sustantivo "paje", que hoy sólo puedo imaginar vinculada a los Reyes Magos y las cabalgatas; o la idea de "comprar un mancebo", que podría ser en cualquier época desde la Roma Imperial hasta el siglo XIX:

"Vendí una finca Para tener un mancebo La mejor inversión".

Página 36.

Hay otras referencias culturales como por ejemplo a Dalí, y tópicos como el "chico del arroyo" que completan un poemario lleno de referencias a la luz y el fuego (fulgor, mirada ardiente, claridad que ciega, Cuerpo ardiente, Luz de diamante, Mi corazón arde, Diamantes nocturnos, Prende en mi alma...), que tiene, además, una característica especial poco frecuente en España y mucho más en escritores del Caribe: su bilingüismo, ya que todos los poemas pueden encontrase en español y en inglés, con una traducción que busca más, en mi opinión, el espíritu que la literalidad. Según se indica en el libro los poemas del autor han sido traducidos a varios idiomas.

En definitiva una interesante obra poética donde el autor canta al amor viril, a los hombre bellos, a la delicia del cuerpo y a la atracción entre hombres, con un exquisito componente clásico que hace atemporal la obra pues abarca desde la Grecia antigua hasta la contemporaneidad y desde oriente, de donde toma la forma, hasta occidente, de donde toma la mayoría de referencias para el contenido. Unas dulces píldoras de poesía, llamadas haikus..



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


1
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.