Cargando contenido

Libros


Los ambiguos. Álvaro Retana.2017
24
May

Los ambiguos. Álvaro Retana.

Parece mentira que una novelita tan breve dé para tanto... Pero la realidad es tenaz, obstinada como una roca compacta de miles de kilos. Y una persona nacida en Filipinas, pero que se convirtió en Madrileño famoso, que tocó tantos "palos" (escribió canciones -cuplé, fado, tango-, autobiografía, novelas, novelitas, zarzuelas, obras de teatro, artículos periodísticos... dibujó y diseñó vestuarios) no podía dejar de dar de sí al llevar su compleja y riquísima personalidad de variados talentos a cualquier cosa que escribiera.

Por Guillermo Arroniz López


¡Compártelo!




Pero no quisiera convertir esta reseña en una nota biográfica sobre el autor, interesante hasta la saciedad, y dejaré que el lector curioso que no lo conozca investigue por su cuenta... por lo que me centraré en la novelita, rescatada también -como muchos otros libros a lo largo de los años- en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión del Paseo de Recoletos esta primavera de 2017.

"Los ambiguos" es una novela corta, muy del corte sicalíptico de la época, publicada por la colección "La novela de hoy". Se inicia con una entrevista al autor, de la que no hay que perderse palabra y que deja la boca tan abierta como la entrada principal de la estación de metro de Sol de Madrid... por lo menos. En ella el autor se declara al mismo nivel literario que Cervantes (¡casi nada!) y se defiende la mala fama que algunos le otorgan a tenor de los temas "escabrosos" (especialmente para su época) que toca en sus obras. Para dar prueba de su integridad ética se confiesa admirador tan sólo... ¡de la belleza de las jóvenes de 16 ó 17 años, como es su esposa! En sus declaraciones hay mucho de descaro y se intuye no poco de cinismo e ironía por cajas.

Después de esta nada desdeñable "entrada" al mundo del autor, se despliega ante nosotros "Los ambiguos", obra en la que los personajes tienen poco de ambiguos... y mucho de sinvergüenzas. La protagonista es una mujer que deja bien claro que antes de "enrollarse" con el muchacho que comparte con ella las principales páginas de la novela, ya lo había hecho con otras mujeres, aplicando artimañas similares a las que ahora emplea con su pareja masculina para obtener dinero de forma fraudulenta y delictiva pues los "sujetos" se dedican a estorsionar a caballeros que se "prendan" de la belleza del muchacho y pretenden un contacto sexual con él, que los conoce en salones y hoteles elegantes de Madrid y los seduce, o les sigue el juego y luego los hace acompañarlo a su casa donde les espera ella para jugar el rol de la esposa ofendida y amenazarlos con un escándalo si no le dan un dinero. Todo un "numerito" de cabaret criminal muy propio de los "alegres años veinte".

En ningún momento se dice, ni siquiera se insinúa que haya relaciones homosexuales entre el joven y sus pretendientes mayores y adinerados... ni siquiera con el primero de ellos, antes de que la protagonista entre en escena y ponga el cerebro y el plan en marcha... pero se deja querer y mimar por todos ellos, aunque parece que disfruta de su femenina amante y expresa su deseo de dedicarse al boxeo y ganar así músculo y aspecto varonil, a lo que ella, cuya bisexualidad sí que se deja clara, algo frecuente en los personajes de la obra del autor, ella, insisto, protesta exageradamente, tachando tales pretensiones de falta de inteligencia pues es precisamente su belleza juvenil donde reside la gallina de los huevos de oro de donde sacan para vivir lujosa y caprichosamente.

"De entre las blancas sábanas con embozos de encajes surgieron, estirándose perezosamente, unos brazos desnudos y blanquísimos, surcados de venas azules, y luego, de un brusco salto de fiera joven, que arrojó al suelo las ropas de la cama y reveló entera e impúdica su maravillosa desnudez de semidiós, apareció malhumorado y somnoliento el ambiguo amante de Amalia Díaz de Hinojares, a un tiempo vendedora de caricias nocturnas y proxeneta de la equívoca belleza del muchacho".

Página 16.

Pero... algo no funciona bien en la última "cita" que preparan con unos americanos que están de paso y que parecen inmunes a los encantos del adonis... y se presiente un final trágico que quisiera traer consigo una enseñanza moralizante para el lector, algo poco en línea con la propia vida de Retana.

"[...] aquella gente no parecía asequible a trucos ni a chantages, sobre que ninguno de ellos demostraba el menor interés por la hermosura de su cicerone, a quien miraban con cierto aire indefiniblemente burlón".

Página 51.

Hasta aquí surgen interesantes preguntas... ¿Buscan a sus víctimas entre los extranjeros porque si siempre sobornaran a Españoles se les acabaría conociendo el truco en el mundillo? Pero, si buscan extranjeros, ¿cómo se entienden con ellos? No parece creíble que un muchachillo sin oficio ni beneficio, llegado de las provincias a Madrid tenga una Filología en Francés, algo más a tono con la época, ni en Inglés. Y sobre todo, ¿qué podría importarles a los extranjeros un escándalo si ellos están de paso y a pocas personas deben conocer en el país? Esta nación Española, tan de la picaresca, no ha dejado nunca, al menos desde el siglo XVI de buscarse las formas para gastar en vicios sin trabajar en un "oficio serio". Y la sociedad despreocupada de la década de los veinte daba perfectamente para este tipo de enredos, aunque no estén del todo explicados desde el punto de vista del argumento. Si bien... en el mundo real tampoco el argumento suele tener una coherencia total, más bien lo contrario.

El final deja también en el aire el futuro de la protagonista. Esto, de alguna forma, deja claro para mí que el foco lo pone el autor, por encima de todo, en la belleza del muchacho, para el que se crea esta narración de final trágico. El hecho de que quiera convertirse en boxeador podría incluso ser un guiño a Antonio de Hoyos y Vinent, su directa competencia en la literatura de sexualidad fuera de la ortodoxia, cuya predilección por los púgiles era bien conocida en la época.

La obrita de Retana no es la más famosa que dejó pero contiene los elementos característicos de su narrativa y es muy gratificante encontrar autores con el valor de vivir con libertad (la posición de su familia ayudaba, qué duda cabe) y escribir sobre un mundo que existía, pero que se quería ignorar, dejar en las sombras, cuando no condenar, prohibir y criminalizar (más allá de los sobornos y mentiras, me refiero a las orientaciones sexuales diferentes a la dominante). Y sin embargo... no consigue escapar a la maldición de la tragedia para unos personajes que por su propia naturaleza parecía imposible que acabarán bien.

¿Qué editorial aceptará el guante de rescatar las obras completas de Retana?



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.